Mali: llamamiento a reforzar la misión de la ONU

15/06/2016
Comunicado
en es fr

(Nueva York, Bamako) En vista de la renovación, el 30 de junio, de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización en Malí de la ONU (MINUSMA), la FIDH y la AMDH instan al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a que proporcione a esta misión los medios necesarios para defender su mandato, en un contexto de seguridad extremamente deteriorado que constituye un reto para la aplicación del Acuerdo de Paz y Reconciliación en Malí, socavado ya por la falta de voluntad política de las partes firmantes.

En efecto, desde que se firmó el acuerdo de paz en mayo y junio de 2015, la seguridad se ha venido deteriorando considerablemente, la población civil y el personal de la MINUSMA han estado cada vez más expuestos a ataques armados, especialmente en el norte del país, y grupos terroristas armados, así como grupos progubernamentales y la Coordinación de los Movimientos de Azawad (CMA), han cometido numerosas vulneraciones de los derechos humanos.

A este respecto, la FIDH y la AMDH instan al Consejo de Seguridad a establecer un mandato firme en materia de protección de la población civil y a proporcionar a la MINUSMA los medios necesarios para defender su mandato. Asimismo, en el mandato de la misión deben esclarecerse las normas militares y se debe aumentar su capacidad operativa, en especial mediante la formación adecuada de las tropas, antes de desplegarlas en contextos tan asimétricos, así como reforzando los equipos militares terrestres y aéreos.
El centro del país, especialmente la región de Mopti continúa siendo, en el contexto de la lucha antiterrorista, testigo de graves vulneraciones de los derechos humanos y de una aguda incitación a la violencia comunitaria. Las fuerzas armadas de Malí que luchan contra el Frente de Liberación de Macina, vinculado al grupo terrorista Ansar al Din, llevan supuestamente a cabo detenciones y encarcelamientos arbitrarios, secuestros y asesinatos de civiles dirigidos principalmente contra la comunidad peul.

Al este respecto, la FIDH y la AMDH recomiendan reforzar la presencia de la MINUSMA en la región, mediante el despliegue de una fuerza de policía internacional con el fin de garantizar el retorno a la estabilidad y la restauración de la autoridad del Estado.

Tal como recordaron a los Estados miembros del Consejo de Seguridad de la ONU durante una serie de reuniones bilaterales celebradas en Nueva York en mayo de 2016 y como se releja en la nota de incidencia que publicamos adjunta (EN), nuestras organizaciones, que representan a numerosas víctimas de crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra perpetrados durante el conflicto en el país, que estalló en enero de 2012, emplazan a las autoridades de Malí a que asuman su responsabilidad y garanticen a las víctimas un acceso efectivo a la justicia.

Considerando que no se reúnen unas condiciones de seguridad que permitan a los jueces regresar y trabajar en el norte del país y dado que la persecución judicial de los responsables por los crímenes más graves es crucial para el establecimiento de una paz duradera, la FIDH y la AMDH sugieren la creación de una sección judicial especializada en las vulneraciones graves de los derechos humanos perpetradas en el norte y piden la creación inmediata de la comisión internacional de investigación prevista en los acuerdos de Uagadugú y Argel.

La MINUSMA también debería alentar al Gobierno de Malí a que adopte las medidas necesarias para garantizar la protección de víctimas y testigos.

Por último, aunque no menos importante, nuestras organizaciones recomiendan que el Consejo de Seguridad confíe a la MINUSMA el mandato de acompañar a las autoridades de Malí en la preparación y organización de elecciones locales a celebrarse en el tercer trimestre del año, como etapa esencial para volver a instaurar, lo antes posible, la autoridad del Estado en el conjunto del territorio.

Para leer todas las recomendaciones de la FIDH y la AMDH relativas a la MINUSMA, haga clic aquí (EN).

Leer más
communique