Sudán del Sur: los continuos enfrentamientos no deben impedir que un tribunal híbrido juzgue los crímenes de guerra

12/10/2016
Informe
en es fr

Los continuos enfrentamientos en Sudán del Sur no deben impedir que se haga justicia por los delitos cometidos durante el cruento conflicto que se inició en diciembre de 2013, han declarado Amnistía Internacional y la FIDH, en un informe conjunto publicado hoy (EN)

Las organizaciones hacen un llamado a la Comisión de la Unión Africana (UA) y al Gobierno de Sudán del Sur para la creación urgente del Tribunal Híbrido para Sudán del Sur (HCSS).

"Miles de personas han sido asesinadas, hay mujeres violadas, pueblos completamente destruidos y ataques contra personal humanitario, pero, dado que la atención del mundo se ha centrado en poner fin a los enfrentamientos, la rendición de cuentas por violaciones que pueden ser constitutivos de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad ha pasado a un segundo plano. La justicia no se puede posponer más. Las recientes violaciones deberían dar un nuevo impulso a los esfuerzos para la creación del Tribunal Híbrido."

ha declarado Netsanet Belay, director de Investigación y Trabajo de Incidencia en África de Amnistía Internacional.

El acuerdo de paz firmado por ambas partes en agosto de 2015 establece la creación de un tribunal que investigue y persiga a los responsables penales de estas atrocidades, pero se han realizado pocos avances en este sentido.

El tribunal híbrido, que combinará elementos tanto de derecho nacional como internacional y que estará compuesto por personal de Sudán del Sur y extranjero, representa en la actualidad la opción más viable para garantizar la rendición de cuentas por los delitos cometidos durante el conflicto, así como para disuadir de que se cometan más abusos.

En el informe, las organizaciones formulan 17 recomendaciones para garantizar que el tribunal consiga en la práctica la rendición de cuentas, de conformidad con las normas internacionales para un juicio justo. Estas prioridades incluyen lo siguiente:

• La creación de una rama investigadora que garantice que las pruebas se obtienen y se conservan de manera adecuada;
• La creación de una unidad independiente de protección de víctimas y testigos;
• La garantía de que se respetan los derechos de las víctimas que participen en los procesos, la inclusión de jueces y personal del tribunal de Sudán del Sur y la exclusión de la pena de muerte de las posibles sentencias.

También recomiendan que, si los problemas de seguridad impiden la creación del tribunal en Sudán del Sur, este debería al menos ubicarse en la región.

"Las atrocidades que ha sufrido la población civil en Sudán del Sur y que la Unión Africana ha documentado no deben quedar impunes. Es necesaria la creación de un tribunal híbrido, no solamente para abordar las violaciones de los derechos humanos, los abusos y los delitos en virtud del derecho internacional, sino también como pilar fundamental para alcanzar una paz duradera. A la hora de establecer el tribunal híbrido para Sudán del Sur, la UA debe basarse en su experiencia del reciente juicio realizado en Senegal contra el antiguo presidente de Chad Hissène Habré "

Arnold Tsunga, vicepresidente de la FIDH

Las principales recomendaciones del informe sobre el tribunal híbrido reflejan las mejores prácticas de otros tribunales híbridos y tribunales especiales así como las normas jurídicas internacionales.

DESCARGAR: BUSCANDO JUSTICIA: RECOMENDACIONES PARA EL ESTABLECIMIENTO DEL TRIBUNAL HÍBRIDO PARA SUDÁN DEL SUR (EN)

Antecedentes

Sudán del Sur se convirtió en un país independiente el 9 de julio de 2011 tras décadas de guerra, largas negociaciones y un referéndum para separarse de Sudán. Dos años y medio más tarde, en diciembre de 2013, estalló un conflicto armado entre las fuerzas leales al presidente Salva Kiir y las que apoyaban a su vicepresidente Riek Marchar.

En agosto de 2015, las dos partes firmaron un acuerdo de paz y la posterior creación de un Gobierno de transición de unidad nacional, con el presidente Kiir al mando y Machar como uno de los dos vicepresidentes.

En julio de 2016 estalló un nuevo conflicto, con fuertes enfrentamientos en la capital Juba y en otras partes del país. Machar ha sido ahora sustituido como vicepresidente y ha huido del país.

Cerca de 2,6 millones de sursudaneses han huido de sus casas desde el estallido de los combates en 2013, con aproximadamente 1,6 millones de personas desplazadas internamente y otro millón que vive refugiada en los países vecinos.

Sudán del Sur no es parte de la Corte Penal Internacional (CPI) y la CPI no tiene competencia sobre delitos cometidos durante el actual conflicto.

Desde el estallido del conflicto, Amnistía Internacional y la FIDH, junto con la sociedad civil de Sudán del Sur, han hecho un llamamiento para el establecimiento de mecanismos de rendición de cuentas en el país.
Leer más
rapport