Tres personas críticas con el Gobierno detenidas arbitrariamente y en situación de aislamiento

06/06/2016
Comunicado
en es fr lo

(París) La FIDH y su organización miembro, el Movimiento Lao en favor de los Derechos Humanos (LMHR) han declarado hoy que las autoridades de Laos deben poner en libertad inmediata e incondicional a las tres personas que han sido arrestadas arbitrariamente y permanecen detenidas e incomunicadas por manifestar críticas contra el Gobierno.

"La represión sistemática por parte del Gobierno de toda forma de disidencia pacífica pone de manifiesto la inmensa distancia existente entre las promesas de Vientián a la comunidad internacional y su abusiva conducta en el país. Ya es hora de que los Gobiernos y donantes extranjeros alcen la voz sobre las violaciones de los derechos humanos en Laos y exijan a Vientián un cambio en su actuación."

Karin Lahidji, presidente de la FIDH

La señora Lodkham Thammavong, de 30 años, y los señores Somphone Phimmasone, de 29, y Soukan Chaithad de 32, fueron detenidos en marzo de 2016 a su regreso a Laos desde Tailandia el 18 de febrero de 2016. Los tres habían regresado para tramitar sus pasaportes, regresar de nuevo a Tailandia y obtener los documentos necesarios para trabajar legalmente.

El 5 de marzo 2016, la policía detuvo a Lodkham y a Somphone, que trabajaban en Bangkok como empleada doméstica y agente de seguridad privado respectivamente, en la vivienda familiar de Lodkham en Ban Vang Tay Village, distrito de Nong Bok, provincia de Khammuan. Ambos fueron encerrados inicialmente en la prisión provincial de Khammuan en la ciudad de Tha Khaek. A principios de mayo de 2016, ambos fueron trasladados a un lugar de reclusión desconocido en Vientián. Se cree que Soukan, que trabajaba en Bangkok como conductor de reparto, fue arrestado el 22 de marzo de 2016 en la sede central del Ministerio de Seguridad Pública (Ko Po So) en Savannakhet City, donde había acudido para tramitar su pasaporte.

El 25 de mayo de 2016, la televisión estatal mostraba a Lodkham, Somphone y Soukan detenidos en la comisaría central de policía en Vientián. En el informativo se afirmaba que las tres personas habían sido detenidas por amenazar la seguridad nacional mediante el uso de los medios de comunicación social para socavar la reputación del Gobierno. No se sabe la fecha en que fue filmado el video de Somphone, Lodkham y Soukan, y la suerte y el paradero de los tres siguen siendo desconocidos.

El arresto de Lodkham, Somphone y Soukan se debió a sus repetidas críticas contra el Gobierno de Laos mientras trabajaban en Tailandia. Los tres habían publicado numerosos mensajes en Facebook en los que criticaban al Gobierno en relación a supuesta corrupción, deforestación y violaciones de los derechos humanos. El 2 de diciembre de 2015, Lodkham, Somphone y Soukan formaban parte de un grupo de cerca de treinta personas que protestó contra su Gobierno frente a la embajada de Laos en Bangkok.

"Es extremamente preocupante que Lodkham, Somphone y Soukan se enfrenten probablemente a años de cárcel en las terribles prisiones de Laos por expresar la verdad sobre la deplorable situación de los derechos humanos y la falta de buena gobernanza en el país. Las autoridades deben hacer pública su suerte y su paradero y ponerlos en libertad de manera inmediata e incondicional."

Vanida Thephsouvanh, presidenta del LMHR

La detención arbitraria de los disidentes pacíficos no es un fenómeno nuevo en el pasado reciente de Laos. El 26 de octubre de 1999, la policía de Vientián detuvo a cinco miembros del Movimiento Estudiantil de Laos para la Democracia (LSMD), Thongpaseuth Keuakoun, Sengaloun Phengphanh, Bouavanh Chanhmanivong, Khamphouvieng Sisa-at y Keochay, por organizar manifestaciones pacíficas en las que hacían llamamientos a la democracia, a la justicia social y al respecto de los derechos humanos. Todos ellos fueron condenados a veinte años de cárcel por "causar agitación social y poner en peligro la seguridad nacional". Dos de ellos, Thongpaseuth y Sengaloun, continúan en reclusión en régimen de aislamiento en la cárcel de Samkhe, en Vientián. En septiembre de 2001 Khamphouvieng murió en la cárcel de Samkhe por privación de comida y por una prolongada exposición al calor. A día de hoy, la suerte y el paradero de Bouavanh y Keochay continúan siendo desconocidos a pesar de que el Gobierno de Laos ha publicado un comunicado afirmando que las autoridades han puesto en libertad a Keochay tras cumplir su sentencia en la cárcel en 2002 y le trasladaron "para que continuase su educación y se convirtiese en un buen ciudadano".

También se desconoce la suerte y el paradero de nueve activistas —dos mujeres, Kingkeo y Somchit, y siete hombres, Soubinh, Souane, Sinpasong, Khamsone, Nou, Somkhit y Sourigna— que fueron detenidos en noviembre de 2009 por planificar participar en manifestaciones en favor de la democracia en Vientián.

Muchos de los casos citados con anterioridad constituyen desapariciones forzadas. El artículo 2 de la Convención Internacional para la Protección de todas las Personas de las Desapariciones Forzadas define la desaparición forzada como "el arresto, la detención, el secuestro o cualquier otra forma de privación de libertad que sean obra de agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúan con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la ley." A pesar de que firmó la Convención el 29 de septiembre de 2008, Laos aún no la ha ratificado.

La FIDH y el LMHR reiteran su llamamiento para que el Gobierno de Laos realice investigaciones rápidas, exhaustivas e imparciales de todos los casos de desapariciones forzadas en el país y haga que los responsables rindan cuentas. Ambas organizaciones también piden al Gobierno de Laos que acelere la investigación sobre la desaparición forzada del prominente líder de la sociedad civil Sombath Somphone, a quien se vio por última vez en un puesto de control de policía en una concurrida calle de Vientián en la tarde del 15 de diciembre de 2012.

El 23 de junio de 2015, durante su segundo examen periódico universal (EPU), Laos rechazó las ocho recomendaciones que pedían investigaciones sobre todas las acusaciones de desaparición forzada en el país y las desechó como "falsas". El Gobierno reconoció la desaparición de Sombath, pero únicamente aceptó cuatro de las diez recomendaciones que pedían la apertura de una investigación sobre su desaparición.

Leer más
communique