Negativa de la Comisión de la UE de evaluar el impacto en DDHH en las negociaciones de acuerdos comerciales es constitutivo de mala administración, afirma la Defensora del Pueblo Europeo

En su proyecto de recomendación (en inglés) aprobado el 26 de marzo de 2015, la Defensora del Pueblo Europeo, afirmó que "la falta de actuación por parte de la Comisión, que no ha llevado a cabo una evaluación concreta de los efectos sobre los derechos humanos en el caso de Vietnam, constituye un caso de mala administración." Recomendó que "la Comisión realizarse una evaluación de este tipo sin más demora" .

La Defensora Del Pueblo Europeo respondió así a lareclamación presentada por la FIDH y el VCHR (en inglés) tras la negativa de la Comisión Europea de tener en cuenta los derechos humanos en la negociación relativa al comercio inversiones que mantiene con Vietnam. Concluyó que la reclamación tenía fundamento.

En los documentos que presentaron para su evaluación, la FIDH y el VCHR recordaron que las políticas de la UE deben ser objeto de una evaluación del impacto en materia de derechos humanos (EIDH) antes de que pueda concluirse la firma de un acuerdo de libre comercio. La Comisión Europea se ha negado a llevar a cabo la EIDH obligatoria en el caso del acuerdo con Vietnam, alegando que se había realizado una evaluación parcial en 2009.

La defensora del pueblo respondió que esta evaluación parcial tan solo abarcaba determinados aspectos de las repercusiones sobre los derechos sociales, por lo que no podía ser considerada como un sustituto adecuado de una EIDH. Asimismo, la defensora observó el silencio persistente de la Comisión Europea en relación a la falta de EIDH para el elemento de inversiones del acuerdo negociado y de su mecanismo de solución de diferencias entre inversores y Estados. Rechazó el argumento de la sesión de que, debido a lo avanzado del proceso de negociación, llevar a cabo una EIDH habría tenido unas consecuencias "injustificablemente onerosas y desproporcionadas."

Señaló que "el respeto de los derechos humanos no puede quedar sujeto a consideraciones de mera conveniencia;" la defensora declaró que "como correctamente habían señalado los demandantes, lo que era decisivo era […] velar por que el acuerdo de libre comercio con Vietnam que aún está negociándose, no tuviera efectos negativos en los derechos humanos."

En su decisión, la defensora concluyó que "las instituciones y organismos de la UE deben siempre tener en cuenta que sus acciones se ajusten a los derechos fundamentales así como la posible repercusión que puedan tener sobre ellos" y que la UE debería " no solo velar porque los acuerdos previstos cumplan con las obligaciones existentes en materia de derechos humanos y no reduzcan los niveles actuales de protección de los mismos, sino que deberían tener como objetivo promover la causa de los derechos humanos en los países socios." En esa misma línea, la evaluación del impacto en materia de derechos humanos (EIDH) debería permitir a la comisión evaluar si "el ALC cumple con las obligaciones y normas existentes en materia de derechos humanos" y definir las "medidas adecuadas para garantizar que no tendrá efectos adversos en este ámbito."

"Esta recomendación sienta un importante precedente con respecto a varias cuestiones," declaró Karim Lahidji, presidente de la FIDH. "Más allá del caso concreto de las negociaciones entre la UE y Vietnam, cuestiona la falta de EIDH en los ISDS (mecanismo de solución de diferencias entre inversores y Estados) y en los acuerdos de inversión o en los componentes de los acuerdos comerciales que se están negociando actualmente, como los de Birmania/Myanmar, China, Jordania y los Estados Unidos. Pone de manifiesto la necesidad de llevar a cabo EIDH adecuadas y de terminar con la práctica de evaluar tan sólo algunos aspectos sociales. Reconoce que las EIDH deberían plasmarse en la adopción de medidas concretas y eficientes para garantizar que la UE respeta los derechos humanos, no perjudica al nivel de protección de los derechos humanos existente y garantiza que los acuerdos comerciales y de inversión no repercuten negativamente en los derechos humanos. Refuta el bien conocido argumento de la Comisión de que la cláusula relativa a los derechos humanos y el diálogo en materia de derechos humanos pueden ser considerados como medidas suficientes en sí mismas," añadió.

Vo Van Ai, presidente del Comité de Derechos Humanos de Vietnam (VCHR) declaró: “La recomendación de la defensora del pueblo de la UE supone un importante avance para los derechos humanos en Vietnam. Sin esta decisiva evaluación del impacto en materia de derechos humanos, el Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Vietnam permitiría a Vietnam beneficiarse de notables ventajas comerciales con la UE mientras continúa suprimiendo impunemente los derechos de sus ciudadanos y trabajadores."

Las negociaciones sobre el acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Vietnam tienen como telón de fondo un recrudecimiento de la represión en Vietnam. En una ola de intensa represión de la libertad de expresión, en 2013 Vietnam ha sometido a juicio y encarcelado al menos 65 blogueros y activistas. Al menos otros 16 han sido arrestados o condenados en 2014. Un gran número de activistas de la sociedad civil han sido brutalmente apaleados por participar en manifestaciones pacíficas y cientos de campesinos desposeídos han sufrido heridas en protestas masivas contra las expulsiones forzosas y la confiscación de tierras.

Antecedentes - Derechos humanos y comercio
El comercio internacional y las inversiones pueden tener repercusiones tanto positivas como negativas sobre los derechos humanos. Las experiencias del pasado muestran que, habida cuenta de las circunstancias actuales, el comercio internacional y las inversiones han tendido a socavar la protección y la realización de los derechos humanos. Esto sucede sobre todo en los países en desarrollo en el ámbito del acceso a la medicina, al agua, de los derechos de los pueblos indígenas, del derecho nivel de vida adecuado, a una vivienda adecuada, a la comida, a la salud y la educación, a la participación, de los derechos laborales y del derecho al trabajo, a la reunión pacífica, etc.

La FIDH y el VCHR han solicitado repetidamente la plena integración de los derechos humanos en el marco de los acuerdos de comercio e inversión. Llevar a cabo evaluaciones del impacto en materia de derechos humanos (EIDH) permitiría a la UE evitar repercusiones negativas sobre los derechos humanos. Un gran número de partes interesadas aprueban esta recomendación, así como varios informes, estudios y análisis de los procedimientos especiales de las Naciones Unidas.

Desde el Tratado de Lisboa, la UE tiene la obligación legal de velar por que los acuerdos comerciales que aplica no sean perjudiciales para los derechos humanos en el extranjero. La UE está avanzando de forma progresiva en EIDH y las ha incluido en sus recientes negociaciones sobre acuerdos de libre comercio con Armenia, Túnez y Marruecos. Sin embargo, la UE no ha sido coherente en la inclusión de estas evaluaciones en todos las negociaciones de comercio e inversiones. Por último, en los casos en que se han realizado EIDH, no se ha llevado a cabo de modo que garantice el cumplimiento de sus obligaciones por parte de la UE.

A pesar de que la FIDH y el VCHR han solicitado repetidamente la inclusión de una EIDH en el acuerdo comercial que se está negociando actualmente con Vietnam, la Comisión Europea se ha negado sistemáticamente. El último del recurso de ambas organizaciones ha sido procurar la intervención de la Sra. Emily O’Reilly, Defensora del Pueblo Europeo, con la esperanza de modificar la actuación de la Comisión.

La Comisión Europea tiene hasta el 30 de junio de 2015 para posicionarse y explicar cómo tiene previsto poner en práctica las recomendaciones de la defensora del pueblo.
La opinión de la defensora del pueblo podría tener una repercusión importante en el uso de las evaluaciones del impacto materia de derechos humanos, más allá de las negociaciones con Vietnam, y podría reflejarse en las actuales negociaciones con los Estados Unidos, China, Birmania/Myanmar o Jordania.

Para más información al respecto, véase el documento político de la FIDH "Building Trade’s Consistency With Human Rights - 15 Recommendations to the EU on Impact Assessments" [Hacia la coherencia de las políticias comerciales con los derechos humanos: 15 recomendaciones a la UE sobre las evaluación del impacto, disponible en inglés]

Leer más
communique