La FIDH lamenta la ejecución secreta de dos condenados a muerte en Belarús

29/11/2016
Comunicado
en es fa ru ru

Según la información recibida de nuestra organización miembro en Belarús, el Centro de Derechos Humanos Viasna, dos condenados a muerte, Ivan Kulesh y Siarhei Khmialeuski, han sido recientemente ejecutados en secreto en el país. De acuerdo a la legislación bielorrusa, no es necesario comunicar públicamente la fecha de ejecución. Este año han sido ejecutados tres condenados a muerte en Belarús, los tres después de que la UE levantase en febrero de 2016 las restrictivas medidas impuestas sobre el país debido a las violaciones de los derechos humanos.

La FIDH lamenta las ejecuciones, ya que defiende la abolición mundial de la pena de muerte. Además, como se documentó en un informe conjunto de la FIDH y del CDH Viasna publicado en octubre de 2016 titulado La pena de muerte en Belarús: Asesinato por motivos (i)legales, el uso de la pena capital en Belarús va de la mano de diversas violaciones graves de los derechos humanos en cada paso del proceso judicial.

En el informe, nuestras organizaciones denunciaron el secreto que rodea la aplicación de la pena de muerte en Belarús: no se informa por anticipado a las familias de las personas condenadas a muerte de la fecha de ejecución, nunca se les da el cuerpo y la ubicación del lugar donde los entierran se mantiene en secreto. Las ejecuciones de Ivan Kulesh y Siarhei Khmialeuski violan así los derechos de sus familias, según varias decisiones de las Naciones Unidas sobre casos relacionados con la pena de muerte en Belarús.

Belarús es el último y único país retencionista de Europa. La UE debería defender con firmeza la abolición de la pena de muerte en Belarús, o una moratoria como un primer paso hacia la abolición y este último requisito debería dar forma a la política de la UE hacia Belarús.

Más información sobre las ejecuciones de Siarhei Khmialeuski (EN) e Ivan Kulesh (EN).

Leer más
communique