Carta abierta conjunta al presidente Obama para en favor de la liberación de los defensores de los derechos humanos encarcelados en el Golfo antes de la cumbre del CCG

08/04/2016
Carta abierta
ar en es

Presidente Obama:
Mientras se prepara para reunirse con los líderes del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) el próximo 21 de abril, las organizaciones abajo firmantes le exhortamos a que presione para obtener la liberación de todas las defensoras y defensores de los derechos humanos encarcelados en la región del Golfo, por el único motivo de haber trabajado de forma pacífica en favor de los derechos humanos.

En vez de trabajar con las defensores y defensores para combatir el extremismo y construir sociedades tolerantes, las autoridades de los países del CCG han encarcelado a docenas de ellos, a veces de por vida, simplemente por haber ejercido el derecho y el deber de proteger los derechos humanos utilizando la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica. Otras muchas defensoras y defensores temen represalias por haber cooperado con las Naciones Unidas o por haber viajado para hablar con otros defensores. Desde la reunión de la cumbre con los líderes del CCG en mayo de 2015, las defensoras y defensores de los derechos humanos han seguido siendo objeto de acoso judicial y represión.

Así, el país anfitrión, Arabia Saudí, ataca sistemáticamente las defensoras y defensores de los derechos humanos, incluso a la Asociación Saudí de Derechos Civiles y Políticos (ACPRA) y al Monitor de los Derechos Humanos en Arabia Saudí (MHRSA). El bloguero Raif Badawi, ganador en 2015 del Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia, está cumpliendo una sentencia de diez años de cárcel y en enero de 2015 fue azotado después de haber sido condenado a 1 000 latigazos el año anterior. Su flagelación no se reanudó gracias a una protesta internacional, pero continúa encarcelado injustamente. El destacado abogado Waleed Abu Al Khair, fundador del MHRSA, fue condenado a quince años de cárcel por el Tribunal Penal Especializado (TPE). También en 2015, el TPE de Riad condenó a penas de prisión de hasta diez años a los miembros fundadores de la ACPRA, entre ellos a Mohammed Al Bajadi, al Dr. Abdulrahman Al Hamid y al Dr. Abdulkarim Al Khoder. Otros miembros de la ACPRA siguen en la cárcel, entre ellos sus cofundadores, el Dr. Mohammad Fahad Al Qahtani y el Dr. Abdullah Al Hamid.

Las autoridades de Bahrein ha reprimido enérgicamente a conocidas defensoras y defensores de los derechos humanos que se encuentran en la cárcel, se enfrentan sentencias de prisión, se les prohíbe viajar o están en el exilio, entre ellos Zainab Al Khawaja, encarcelada en marzo de 2016 y actualmente a la espera de juicio, que podría ser condenada a más de tres años de cárcel por acusaciones relacionadas con la libertad de expresión. Su padre, Abdulhadi Al Khawaja, cofundador del Centro de Derechos Humanos de Bahrein (BCHR) y del Centro del Golfo para los Derechos Humanos (GCHR), fue condenado a cadena perpetua por su papel en las protestas democráticas de 2011, junto con el bloguero Dr. Abduljalil Al Singace. Sr. Presidente, usted ya había pedido su libertad en 2011 y sin embargo siguen en prisión. Naji Fateel, de la Sociedad Juvenil para los Derechos Humanos de Bahrein fue encarcelado en 2013 y condenado a quince años por participar en manifestaciones. Nabeel Rajab, presidente del BCHR, director y fundador del GCHR y vicesecretario general de la FIDH, se enfrenta hasta a diez años de cárcel por publicar tuits condenatorios del bombardeo de la población civil de Yemen y por informar sobre la tortura de presos en la cárcel de Jaw. El año pasado ya pasó cuatro meses en prisión por acusaciones relacionadas con la libertad de expresión y sobre él pesa una prohibición de viajar. La activista de los derechos de las mujeres Ghada Jamsheer se enfrenta múltiples condenas que alcanzan los diez meses de prisión por sus tuits sobre la corrupción en el hospital Rey Hamad. Tal como usted mismo observó en mayo de 2011, Sr. Presidente, "[s]in embargo, hemos insistido tanto pública como privadamente en que los arrestos en masa y la fuerza bruta van en contra de los derechos universales de los ciudadanos de Bahrein (...). El único camino a seguir es que el Gobierno y la oposición participen en un diálogo, y no es posible tener un verdadero diálogo cuando partes de la oposición pacífica están en la cárcel."

En los Emiratos Árabes Unidos (UAE) ha desaparecido todo espacio para la discrepancia tras la aprobación de la Ley contra la ciberdelincuencia en 2012 y de la Ley antiterrorista de 2014. Las más destacadas defensoras y defensores de los derechos humanos en los Emiratos se encuentran entre las docenas de pacíficos críticos del Gobierno y activistas en favor de las reformas que han sido encarcelados por periodos hasta de quince años en 2013, entre ellos los abogados Dr. Mohammed Al Roken y Dr. Mohammed Al Mansoori. El ciberciudadano Osama Al Najjar está cumpliendo una condena a tres años de cárcel por supuesta instigación al odio contra el Estado y divulgación de mentiras, por haber hablado abiertamente sobre la tortura de su padre, Hossain Al Najjar. Se desconoce el paradero del Dr. Nasser Bin Ghaith, encarcelado en 2011, desde su desaparición forzada de agosto de 2015.

En Kuwait se aprobó recientemente una nueva Ley contra la ciberdelincuencia que limitará aún más la libertad de expresión. En junio de 2015 Rana Al Sadoun, cofundador del Comité Nacional de Vigilancia de Violaciones (NCV), fue condenado en rebeldía a tres años de cárcel con trabajos forzados, únicamente por haber ejercido su derecho a la libertad de expresión al repetir un discurso de un político encarcelado.

En Omán, el Servicio de Seguridad Interna (ISS) recrudeció el año pasado sus actividades contra las y los activistas de los derechos humanos. El destacado defensor Saeed Jadad ha sido hostigado sin cesar por las autoridades y sigue detenido desde el 25 de noviembre de 2015. Mohammad Al Fazari, conocido bloguero, consiguió huir del país al Reino Unido el 17 de julio de 2015, a pesar de haber sido condenado a arresto domiciliario y de que pesase sobre él una prohibición de viajar desde diciembre de 2014. Es el fundador y editor de la revista electrónica Mowaten (Ciudadano), que publicó artículos sobre la corrupción en los organismos gubernamentales, entre ellas la Fiscalía. Las autoridades le obligaron a dejar de publicar Mowaten en enero de 2016.

Aunque la constitución de Qatar prevé el derecho de libertad de asociación, en la práctica el Gobierno prohíbe toda forma de disidencia, lo que ha llevado a una clara ausencia de grupos y asociaciones de derechos humanos. Esta falta de espacio para la sociedad civil independiente hace absolutamente imposible vigilar e informar de manera independiente sobre las violaciones de derechos humanos en el país.
Algunos países del CCG como Arabia Saudí persiguen judicialmente a las defensoras y defensores de los derechos humanos en tribunales destinados a terroristas y es habitual que reciban un trato peor que los delincuentes. Los esfuerzos del CCG por eliminar a las y los activistas de los derechos humanos parecen ser más enérgicos que los dirigidos contra las personas que suponen una verdadera amenaza de violencia.
Las organizaciones abajo firmantes reiteran su preocupación por el acoso continuado y el encarcelamiento de las defensoras y defensores de los derechos humanos en los países del CCG y le piden, Sr. Presidente, que cumpla su promesa de 2011 de apoyar a los movimientos populares en favor de la reforma en esta región, y hacen un llamamiento a las autoridades para que:
Liberen a las defensoras y defensores de los derechos humanos de Bahrein, entre ellos a Zainab y Abdulhadi Al Khawaja, Dr. Abduljalil Al Singace y Naji Fateel, y garanticen su protección contra todo acoso, tortura o persecución relacionada con sus actividades pacíficas en favor de los derechos humanos;
• Liberen a todas las defensoras y defensores de los derechos humanos encarcelados en Arabia Saudí, entre ellos a Raif Badawi, Walid Abu Al Khair y a los miembros de la ACPRA;
• Liberen a todas defensoras y defensores de los derechos humanos apresados en los EAU, entre ellos al Dr. Mohammed Al Roken y al Dr. Mohammed Al Mansoori, al ciberciudadano Osama Al Najjar y al Dr. Nasser Bin Ghaith;
• Liberen al defensor de los derechos humanos Saeed Jadad en Omán y protejan la libertad de expresión y la libertad de prensa, poniendo fin a la persecución de Mowaten, por ejemplo; y
• Permitan que las organizaciones de derechos humanos funcionen libremente y desempeñen un papel en la sociedad civil de los países del Golfo.

Atentamente,
Asociación para los Derechos de la Mujer y el Desarrollo (AWID), Canadá/México
Instituto de El Cairo para Estudios de Derechos Humanos (CIHRS)
CIVICUS: Alianza Mundial para la Participación Ciudadana
FIDH, dentro del marco del Observatorio de la Protección de los Defensores Derechos Humanos
Front Line Defenders
Centro del Golfo para los Derechos Humanos (GCHR)
Human Rights First
Servicio Internacional para los Derechos Humanos (ISHR)
Instituto de Estudios Feministas Nazra
Reporteros Sin Fronteras (RSF)
Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), dentro del marco del Observatorio para la Protección de los Defensores Derechos Humanos

Leer más
lettreouverte