Israel-Territorios Palestinos Ocupados: Prosiguen las hostilidades contra las organizaciones de derechos humanos

Frederica Mogherini, Alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, vicepresidenta de la Comisión Europea
Johannes Hahn, Comisario de Política Europea de Vecindad y Negociaciones de Ampliación de la UE
Jefes de las misiones de los Estados miembros de la Unión Europea en Tel Aviv

Alta Representante Mogherini, Comisario Hahn, Excelencias:

Hoy, 7 de junio de 2016, el llamado anteproyecto de Ley sobre la Transparencia de las ONG podría presentarse para su lectura final en el Parlamento israelí. Este anteproyecto de ley es solo una de las numerosas medidas que se están tomando contra las organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil en Israel y en los Territorios Palestinos Ocupados (TPO). El anteproyecto avanza en un contexto de graves ataques contra las organizaciones de derechos humanos y ante el aumento de los esfuerzos dirigidos a silenciar la disidencia. Las organizaciones locales han documentado un fuerte aumento de las detenciones arbitrarias (EN) y del uso excesivo de la fuerza contra manifestantes palestinos, tanto en los TPO como en Israel.

En el momento en que el Knesset se aproxima a la votación final de este anteproyecto, EuroMed Rights y sus organizaciones miembros, así como el Observatorio para la Protección de Defensores de los Derechos Humanos (una asociación conjunta de la FIDH y el OMCT), insta a la Unión Europea a que emita una declaración firme e inequívoca en defensa de los "valores compartidos" que en los que supuestamente se apoyan sus relaciones con Israel, con la sociedad civil como socio fundamental para la promoción de estos valores.

El 8 de febrero de 2016 se aprobó la primera de las tres versiones del anteproyecto de Ley sobre la Transparencia de las ONG en el Knesset israelí. El anteproyecto excluye a las ONG que reciban más del 50% de su financiación de fuentes públicas —entre otros de la Unión Europea, de Estados miembros de la Unión Europea y de la ONU. Exigirá a las ONG que se registren como "agentes extranjeros" e indiquen las fuentes de su financiación en todas las publicaciones y publicidad, así como en toda correspondencia con las autoridades. Esta ley afectará de forma desproporcionada a las ONG de derechos humanos que llevan a cabo una labor fundamental de supervisión y actividades de seguimiento, ya que al parecer25 de las 27 ONG afectadas (EN) son ONG de derechos humanos, entre las que se incluyen muchos miembros de EuroMed Rights, la FIDH y el OMCT que están financiadas y cooperan regularmente con la Unión Europea y los Estados miembros de la UE, y cuyas actividades ya están sujetas a fuertes exigencias en materia de transparencia.

Sin embargo, el Gobierno israelí ha rechazado expresamente (EN) las propuestas para aplicar requisitos de transparencia similares a las organizaciones que reciben financiación de fuentes privadas, inclusive de fuentes privadas extranjeras o del propio Gobierno israelí. Como resultado, muchas organizaciones de derechas (EN), que normalmente no tienen derecho a financiación por parte de la Unión Europeo o de los Estados miembros de la UE debido a la naturaleza de su trabajo, están exentas de estos requisitos. Más que aumentar la transparencia, este anteproyecto solo protegerá a las organizaciones que cuentan con una financiación privada menos transparente, mientras trata de estigmatizar a las organizaciones que abogan por la democracia, el Estado de derecho y el respeto de los derechos humanos.

Más allá de los esfuerzos legislativos para obstaculizar el trabajo de estas ONG y las campañas de desprestigio sin precedentes, recientemente han ejercido otras formas de acoso contra las defensoras y defensores de los derechos humanos, acusándolos en Israel de ser "agentes extranjeros" (EN) y "traidores". Algunas organizaciones de derechas y grupos de colonos han lanzado campañas públicas de difamación e inclusive se han infiltrado en las ONG (EN), supuestamente a través de empresas privadas de detectives (EN). Aunque son no gubernamentales, estas organizaciones de extrema derecha y sus actividades con frecuencia cuentan con el apoyo explícito de los ministros del Gobierno israelí (EN) [1]

Además, en vez de condenar estas actividades, los funcionarios públicos han adoptado una retórica difamatoria similar, lo que contribuye a difundir la hostilidad ya extendida contra las defensoras y defensores de los derechos humanos. Las declaraciones del ministro israelí de Justicia Ayelet Shaked y de otros miembros del Knesset (EN), expresan frecuentemente la idea de que la financiación de la Unión Europea a las ONG de derechos humanos significa una "intervención extranjera" ilegal.

De este modo, las ONG se ven obligadas a desviar tiempo y recursos de las violaciones de derechos humanos, que son su principal preocupación, para defenderse de las acusaciones falsas y garantizar la seguridad de su personal.

Más preocupante aún son las campañas de intimidación, amenazas y ataques físicos contra las defensoras y defensores de los derechos humanos por parte de los colonos, agentes no gubernamentales y probablemente las propias autoridades israelís. En los últimos meses, los miembros de EuroMed Rights, la FIDH y el OMCT, Al-Haq y el Centro para los Derechos Humanos Al Mezan han recibido correos electrónicos, llamadas telefónicas y publicaciones anónimas en Facebook con la intención de minar su trabajo, su base de financiación y su credibilidad en sus comunidades. Estas tácticas culminaron con el acoso contra el personal de sus organizaciones y sus familiares, así como con amenazas de muerte. Estas amenazas, que se han vinculado expresamente al trabajo de las organizaciones con la Corte Penal Internacional, se cree que están orquestadas por el Gobierno israelí o sus simpatizantes.

En enero de 2016, el investigador sobre el terreno de B’Tselem, Nasser Nawajah, fue detenido por la policía israelí tras la denuncia realizada por un popular programa israelí de televisión en la que se afirmaba que Nawajah y otros dos defensores de derechos humanos estaban presuntamente implicados en "actividades inmorales". Estas insinuaciones se basaban en información facilitada por la organización de extrema derecha, Ad Kan, que se había servido de infiltrados clandestinos para vigilar el trabajo de estos defensores de derechos humanos. Al cabo de una semana, Nawajah fue puesto en libertad cuando un juez militar cuestionó a la policía por falta de pruebas en relación al delito del que era sospechoso.

El 28 de marzo de 2016, el ministro Israelí Yisrael Katz instó a Israel a centrarse en la "eliminación de objetivos civiles identificados" de líderes de Boicots Desinversiones y Sanciones (BDS), como Omar Barghouti. Las autoridades israelís le presentaron como una amenaza para la seguridad, y se negaron oficialmente a renovar su documentación para viajar, lo que significa que ya no puede abandonar el país. También se le ha informado que su situación de residencia en Israel está pendiente de revisión por parte del ministro del Interior. Estos actos y otros esfuerzos similares por criminalizar las actividades de BDS en Europa limitan los derechos de las personas a expresar opiniones no violentas y a promover el cambio. Como previamente afirmó la Unión Europea (EN) y, más recientemente, Holanda, Irlanda y Suecia (EN), estas actividades están protegidas por el derecho a la libertad de expresión y la libertad de asamblea.

Mientras la Unión Europea continua negociando sus prioridades en la colaboración con Israel, sigue siendo esencial mantener el apoyo a los valores de derechos humanos a través de una sociedad civil activa para alcanzar la paz y la estabilidad de la población palestina e israelí. En línea con los compromisos recogidos en el Plan de Acción de la UE sobre Derechos Humanos y Democracia (2015-2019) (EN), EuroMed Rights pide a la Unión Europea y a sus Estados miembros que:

• Exijan a Israel que retire el anteproyecto de Ley sobre la Transparencia de las ONG y que cese la elaboración y la promulgación continua de legislación dirigida a limitar el espacio de la sociedad civil;

• Condenen todas las amenazas y ataques contra defensoras y defensores de los derechos humanos a través de declaraciones y procesos públicos y que garanticen que se informa periódicamente a los jefes de Delegación de la Unión Europea sobre la situación de las defensoras y defensores de los derechos humanos en Israel y en los TPO y ofrezcan recomendaciones de acción a la Unión Europea de conformidad con las Orientaciones de la UE sobre los Defensores de los Derechos Humanos (EN);

• Insten a las autoridades de Israel a que dejen de emitir, incitar o apoyar amenazas o ataques contra defensores y defensoras de los derechos humanos y exijan que se investiguen de forma urgente y exhaustiva todos los casos basados en las acusaciones penales que procedan;

• Insten a Israel a que invite abiertamente y acepte las solicitudes de visitas al país por parte de todos los Relatores Especiales de la ONU, entre otros, el Relator Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, el Relator Especial de la ONU sobre la libertad de expresión, el Relator Especial sobre el derecho de reunión pacífica, de asamblea y de asociación y el Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en los TPO, así como otras visitas de Parlamentarios europeos y de ONG internacionales;

• Que reafirme la posición anterior de la Unión Europea que sobre la protección expresa de las manifestaciones pacíficas y de las opiniones políticas no violentas en virtud del derecho a la libertad de expresión y de libertad de reunión.

Atentamente,
Michel Tubiana, presidente de EuroMed Rights

Karim Lahidji, presidente de la FIDH, en el marco del Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos

Gerald Staberock, secretario general de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), en el marco del Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos.

Leer más
lettreouverte